Obras hídricas: trabajando para el desarrollo de la vida

“Encaramos los proyectos que hacían falta para que cada hogar pueda disponer del agua potable que necesita”.

La Rioja es la provincia más seca de la Argentina, con una precipitación media anual de casi la mitad del promedio nacional, escasos recursos hídricos y una altísima tasa de evaporación por las altas temperaturas. Construir las obras que aseguren el agua para todos los riojanos resultó vital desde el minuto cero de nuestra gestión.

En 2010 creamos la SAPEM Aguas Riojanas, compañía que administra, produce y distribuye el agua potable, realizando también el mantenimiento de las redes de servicios de cloacas en la Capital, Chamical, Chilecito y Olta. Desde su nacimiento la empresa tomó a su cargo la extensión de redes de agua potable y saneamiento, ampliando la cobertura hacia nuevos barrios.

Fue Aguas Riojanas la responsable de la ampliación del SAI (Sistema de Acueductos Integrado) completando las obras de interconexión de los acueductos en el oeste de la ciudad y el acueducto Ramal Norte. Este nuevo sistema nos permite hoy transportar agua desde la cola del Dique Los Sauces y el subálveo del Río Sanagasta hasta los sectores oeste y noroeste de la ciudad, lo que habilita un mayor control de la presión de la red y optimiza notablemente la distribución. El proyecto contribuyó también a reemplazar el abastecimiento que antes era realizado por perforaciones y que hoy queda como reserva para cubrir demandas extraordinarias, lo que repercute a la vez en el cuidado del recurso hídrico extraordinario al disminuir los puntos de extracción continua.

Pero esto no es todo. La SAPEM diseñó el proyecto del acueducto denominado Ramal Sur y habilitó el acueducto de la zona Este, encaró la instalación de macromedidores, medidores domiciliarios y sectorización del sistema de agua potable y optimizó las plantas potabilizadoras de La Rioja, Olta y Chepes. Este importante plan de obras y trabajos significó la expansión y el mejoramiento de los servicios de aguas y cloacas para cada hogar y cada usuario a los que la empresa Aguas Riojanas asiste cada día.

El Instituto Provincial del Agua IPALaR nació en 2011 como otra apuesta muy fuerte para La Rioja. Se trata de un órgano absolutamente democrático en el que tienen participación representantes de todas las zonas, quienes junto a su titular se encargan de diagramar la actividad del instituto.

Una de las obras hídricas más trascendentales que el IPALaR tomó a cargo fue la concreción del acueducto Chañar-Ola, uno de los más extensos construidos en los últimos tiempos con una longitud de más de 34 kilómetros. El acueducto une el dique de Olta con la Planta potabilizadora de Chañar y soluciona el histórico problema de falta de agua en la zona en épocas estivales.

Esta es solo una parte de una importantísima cantidad de obras que estuvimos llevando a cabo durante todos estos años y que pretendieron traer solución a uno de los problemas más acuciantes de nuestra provincia como lo es la falta de agua potable. Se trata de proyectos que tiempo atrás eran impensados para La Rioja y hoy, sin embargo, constituyen una palpable realidad.